Edicion : a martes, 22 de agosto de 2017 Edicion Archivada

Opinión

  • Portada principal

Por : Netzahualcóyotl Zambrano Hernández 

Presupuesto y ¿crecimiento?

Rueda

Buen día amigos, aprecio su lectura. Durante siglos se consideró que las finanzas de una persona, empresa o gobierno debían mantener un presupuesto balanceado para afirmar que estaban sanas, aunque muchas amas de casa no conocen el concepto de presupuesto balanceado, perciben que si gastan más de lo ingresa en su hogar tendrán problemas, saben que para enfrentar imprevistos tienen que ahorrar, lo que las lleva a gastar menos de lo que les ingresa, la lógica económica de un microempresario lo lleva a concluir que ¡si quiere que su pequeño negocio crezca, tiene que generar ahorros para invertir!, para “la mayoría de los empresarios es imprudente gastar por arriba de los ingresos”, pues genera un déficit y no le alcanzarán los ingresos para cubrir los gastos, ¿Cuál es su sentir?, Con libertad espero sus comentarios...
Lo que leyeron amigos, pareciera que no necesita mayor discusión para aceptar su validez; sin embargo hay economistas que basados en las teorías Keynesianas en aras de estimular la demanda para generar una mayor actividad económica, empleos y crecimiento, justifican el déficit presupuestal en el gobierno. Un Gobierno, bajo esa óptica, puede gastar por arriba de sus ingresos fiscales mediante la emisión de dinero o la colocación de deuda destinada a gasto corriente, que no genera ningún proceso productivo mediante la cual se cubra, les comparto un dato importante después de la Segunda Guerra Mundial se empiezan a generalizar las teorías que aconsejan el déficit presupuestal como un instrumento para generar empleo y “hasta la fecha constituye la gran tentación de muchos gobiernos para contrarrestar bajos crecimientos”
El Crecimiento económico es deseable en las familias, empresas, ciudades, estados de nuestro País así como en diferentes países ¡sin duda apreciables lectores!, considero todos queremos producir más para tener más, “lo grave es gastar más con base en efímeros ingresos o endeudamientos, más allá de nuestra capacidad para pagarlos”, es frecuente que mediante el uso imprudente de tarjetas de crédito o préstamos destinados a gastos que no generan ni para pagar los intereses de lo que pedimos, vivamos lapsos de bonanza, como si hubieran aumentado nuestros ingresos permanentemente, cuando en un país surge un auge mediante un mayor consumo, tanto privado como público, que no es fruto de un ahorro o inversión real, se convierte en un círculo efímero de crecimiento, este círculo es producto de emisión monetaria, colocación de bonos gubernamentales o de créditos baratos a quienes no tienen capacidad de pago. 
En mi sentir personal amigos un verdadero crecimiento estructural solo proviene de mayores niveles de ahorro y de inversión productiva, la improductiva no es Inversión, en el siglo pasado la emisión de dinero fue el principal instrumento para generar círculos de crecimiento, que producen auges económicos, seguidos de inflaciones o recesiones, que ¡dejan sin duda una situación social peor a la ya existente antes del círculo!, esos círculos, que acarrean un déficit presupuestal abierto o encubierto, generalmente ya no son financiadas en este siglo directamente con emisión primaria de dinero, sino con deuda gubernamental, que capta dinero mediante intereses más altos que los del mercado, “esa deuda es adquirida por bancos, empresas privadas y ciudadanos”
Respetuosamente imprimo en estas líneas mi opinión considero que los recursos generalmente los gasta el gobierno en actividades que no generan ingresos para pagar la deuda y el pago de intereses se cubre con más deuda, lo que permite “posponer por un tiempo sus consecuencias reales”, pero llega el momento como sucedió en el 2008 que revienta el círculo y aparece la recesión, el principal problema de la economía actual son los falsos crecimientos, auspiciados por deudas gubernamentales adquiridas en parte por instituciones financieras privadas con el conocimiento de que no hay una generación real de riqueza atrás de esos bonos, solo gastos irresponsables. En esas políticas perversas que se urden en nombre del empleo o del gasto social, no hay duda, radica el origen de la recesión económica mundial iniciada en el 2008. ¡Bendiciones! 
FACEBOOK: Netza Zambrano Hernandez

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO